Aecht Schlenkerla Rauchbier

Marca: Schlenkerla

País: Alemania (Bamberg)

Tipo: Rauchbier (ahumada)

Graduación: 6,5%vol.

Hola de nuevo, hoy hablaremos de una cerveza que habréis visto en más de una ocasión en nuestra cuenta de Instagram (@librezas), se trata de una cerveza negra alemana ahumada de la región de Bamberg.

Las «rauchbier» como las llaman en Alemania son cervezas ahumadas y más concretamente son cervezas típicas de la región alemana de Bamberg, donde se maduran en bodegas de más de 700 años de antigüedad.

En cuanto a esta concretamente, vamos a hablar en primer lugar de su embotellado. Se presenta en llamativas botellas con etiquetas que imitan antiguos pergaminos y el nombre de la cerveza en una decorada tipografía de estilo redondilla o gótica, que a decir verdad, aunque es interesante, hace muy complicado descifrar qué pone. La primera vez que la pedí no pude más que señalar y decir «ésa».

Al servirla enseguida podemos ver un poderosísimo color oscuro, negro, opaco. La espuma es abundante al momento de servirla pero desaparece con facilidad dejando la típica corona residual por la que sabemos que alguna vez existió. No es una cerveza especialmente carbonatada.

El aroma, realmente es a humo. No ligeramente ahumado, huele a carbón, a leña en un fuego. Es importante remarcarlo porque, yo personalmente, apenas encuentro algún que otro matiz dulzón, pero poco más y aunque para mi gusto personal, es un punto a favor (si me tomo una cerveza que presume de ser ahumada, que lo sea de verdad) para otros puede no serlo tanto y prefieren estos aromas enmarcados en un conjunto de aromas que equilibren el humo (que realmente es lo ideal).

El sabor, lo mismo que el aroma. Sabemos que los sabores son mayoritariamente percibidos con la ayuda del olfato y es por eso que esta cerveza realmente sabe a lo que huele, a humo.

Es verdad que en boca tiene otros matices que tras pasar el «impacto» inicial, salen a la luz. La malta, el dulzor, algo de caramelo quizás que se dejan sentir sobretodo, tras unos primeros minutos tras haber servido la cerveza y permitido que se aireara un poco.

A quien sea amante de los ahumados, esta cerveza le encantará, creo que es la quintaesencia de las ahumadas a partir de la cual se puede valorar al resto. No obstante, como consejo, recomendaría no tomarla con demasiada frecuencia por varios motivos: el primero es que puede llegar a saturar, no es una cerveza tododía ni de todos los días. Además de que su potentísimo sabor puede hacer que, más adelante, cuando tomemos otras cervezas ahumadas, nos parezcan insulsas en este aspecto y no nos paremos a considerar el resto de aspectos que influyen en ella.

Espero que si tenéis la oportunidad la probéis y realmente la recomiendo como una experiencia sensorial.

Un saludo y hasta la próxima.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.